Todos los textos de este Blog se encuentran registrados en el Registro de la Propiedad Intelectual. Reservados todos los derechos.

miércoles, 2 de octubre de 2013

Paradojas

A Sandra, porque solo ella sabe...


Perdemos la cabeza y algo más por la ausencia canalla de quienes nos lanzan sin piedad al vacío más demoledor.
Nos roban el sueño y los sueños cuando nos ningunean o nos azotan una y otra vez en el vértice del alma que más duele, dejándonos sumidos en la más absoluta de las soledades.
Abrimos de par en par nuestra piel, para que acumule en sus infinitos poros las caricias que luego se hicieron dagas y cristales rotos.
Venderíamos nuestra alma al diablo por bailar ese último bolero, adosando nuestras caderas al cuerpo que luego se convirtió en espejismo y en el que un día creímos ciegamente, abandonándonos en mitad de la pista con los ojos y el corazón atónitos.
El mundo gira y gira y los humanos, desandamos el camino en sentido contrario a la felicidad, convirtiéndonos en minuteros de un reloj que se vuelve loco a cada instante.
A los buenos siempre les cautivan los malos, que a su vez y en el fondo, siempre ganan las batallas y parecen dar un punto interesante a la vida.
Lo bueno aburre y carece de emoción, escucho con bastante frecuencia.
Lo curioso es que  todos decimos ser buenos o aspirar a ello.
Es la eterna paradoja.
La eterna espiral en la que estamos sumidos a diario.
Como tantas otras.
La literatura está llena de desencuentros e historias imposibles.
Sirva de ejemplo el poema Contra ti de Ángeles Mora

Y si tú fueras un hombre de bien
(que no lo eres)
vendrías a mezclarte conmigo en las afueras
de Argel o de Venecia
para besar "insieme il sacro piede
e admirare le spaventose meraviglie
superbe della antichitá..."
como cantar solían los poetas.
Pero no eres hombre de bien.
Oh, si lo fueras.


                                                         Imagen tomada de Deviantart

8 comentarios:

  1. Gracias por sentir a través de las letras que a mí se me quedaron atascadas. No quiero creer en el bien y el mal, a pesar de los dolores. Quiero creer en las personas que luchamos lo mejor que sabemos contra toda paradoja para que el amor ( siempre el amor) sea lo que perviva dentro.
    Abrazo grande

    ResponderEliminar
  2. No puedo comentar hoy más allá del silencio y de alguna lágrima. Lo siento, preciosidad. Besos a ambas.

    ResponderEliminar
  3. perdemos la cabeza y algo mas, como dices en el principio de este precioso post de hoy...
    pero quizás es porque no sabemos jugar de otra forma que poniéndolo todo en riesgo, aún sabiendo que podemos perderlo todo y mas...
    que me ha encantado...
    muchos besos!!

    ResponderEliminar
  4. Como escribió el gran Ángel González
    "Donde pongo la vida pongo el fuego
    de mi pasión volcada y sin salida.
    Donde tengo el amor, tengo la herida.
    Donde dejo la fe, me pongo en juego.

    Pongo en juego mi vida, y pierdo, y luego
    vuelvo a empezar, sin vida, otra partida.
    Perdida la de ayer, la de hoy perdida,
    no me doy por vencido, y sigo, y juego

    lo que me queda; un resto de esperanza.
    Al siempre va. Mantengo mi postura.
    Si sale nunca, la esperanza es muerte.

    Si sale amor, la primavera avanza.
    Pero nunca o amor, mi fe segura:
    jamás o llanto, pero mi fe fuerte".

    Gran texto el tuyo Erato, escrito con belleza pero sobre todo con mucho sentido.

    ResponderEliminar
  5. Sandra, siempre el amor...Y tú, yo, nosotros...La vida que nos arrolla y hace emerger lo mejor de nosotros mismos ;)

    ResponderEliminar
  6. índigo,abrazo infinito para ti. Gracias.

    ResponderEliminar
  7. chica de ojos marrones, el riesgo...¿Qué sería la vida sin él? Qué terrible! Vale la pena apostar y lanzarse al vacío.Gracias, bonita.Besazos

    ResponderEliminar
  8. Rafael Mérida, qué certeras tus palabras y el poema del gran Ángel González. Gracias por pasar y acertar.Abrazo

    ResponderEliminar

Deja tus palabras y unas olas