Todos los textos de este Blog se encuentran registrados en el Registro de la Propiedad Intelectual. Reservados todos los derechos.

miércoles, 30 de octubre de 2013

Anclas

A la deriva,
con la sal en los labios
ella rema y recuerda las violetas en el aljibe,
el amor de almadraba y piratas,
el niño y su balanceo en la baranda.

Un nuevo mar
y ella sigue remando.
Las torpes promesas a lo lejos
y un corazón caliente
latiendo en su espalda.

Bajo el agua
el sexo que aún incendia sus manos
y la misma voz que detiene sus ganas.

Ella rema,
tiembla con el vaivén de las olas,
lame sus anhelos y desea
el blanco suicida de sus caderas
con un nombre que no llega.

El "amor ancla"
le regala peces  y barcos
que ella no sueña.

Contracorriente,
los ojos bien abiertos,
ella suelta amarras.

A diez mil pies
ella sabe que nunca le gustó el agua,
que no quiere anclas
ni elegías de amor en llamas.




12 comentarios:

  1. El mar suele ser un medio para encontrar y perder.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. El amor nunca debería ser un ancla ni en tierra, ni en mar. Tristes y versaderas palabras que mecen como laa mareas. El amor solo es amor, y creo que son pocos al final los que saben de qué se trata.

    Abrazo :)

    ResponderEliminar
  3. no es fácil soltar ese ancla...
    mira que escribes bonito!!
    besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. El mar contiene tanta sal, y corroe de tal forma, que se hace difícil explicar cómo contiene, a la vez, tantísima y hermosa vida.
    Un barco sin ancla iría siempre a la deriva :) Pero es mejor usarla poco, y atreverse a navegar...

    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Rafael, el mar no deja de ser como la vida misma, un espacio y un tiempo donde se gana y se pierden cosas.Gracias por tus palabras. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Toro la sabiduría muchas veces no va ligada a la libertad pero en este caso sí, ella es muy sabia y cada día un poquito más libre. Gracias por tu visita.Abrazo

    ResponderEliminar
  7. Sandra. A veces los humanos nos pasamos la vida deliberando sobre el amor mientras pasa y nos confunde con tantas otras cosas. Pocos son los elegidos. Habrá que descubrir el secreto. Seguro que es todo mucho más simple :)Abracísimo, princesa

    ResponderEliminar
  8. Chica de ojos marrones, no, no es fácil. Y tus ojos son los que ven bonito tantas cosas. Abrazo grande

    ResponderEliminar
  9. Rafael, toda una filosofía tus palabras. Y además, contado de forma muy hermosa. Gracias. Abrazo ;)

    ResponderEliminar
  10. Lo sencillo suele ser lo que más nos cuesta entender. Abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  11. Desde luego, Índigo. Por eso nos perdemos tantas cosas.Qué bueno leerte y saberte siempre.Un abrazo y Gracias

    ResponderEliminar

Deja tus palabras y unas olas