Todos los textos de este Blog se encuentran registrados en el Registro de la Propiedad Intelectual. Reservados todos los derechos.

jueves, 25 de julio de 2013

Vivir un nombre

Una súbita esperanza se juega el sol en mi garganta
en esta mañana con olor a café y hierba mojada.
Recuerdo hoy el día que inventé
un nombre en el que vivirme y
perderme en un cuerpo encendido
sin candiles que me guiaran.

Fueron días sin intrusos y noches de herrumbre
que obligaban al abandono en los patios de la infancia.
Sigiloso y taciturno llegó el corazón blindado
y el adiós de la ceniza en los labios.
Y los andenes, los puertos y esas ráfagas de espanto
en las voces que anunciaban el destierro en la media noche.

Ahora sé que no es bueno inventar un nombre
donde yacen todos los gemidos de una historia que no me pertenece,
con sobresaltos y simas llenas de asombro.
En las letras del nombre que nunca debí cambiar
habita un rumor de ojos inquietos y
solo un nombre sin sortilegios ni relojes me espera.


14 comentarios:

  1. Los nombres cristalizan la identidad por eso son tan importantes. Quizás los cambios no tengan que venir en forma de nuevas letras, si no de rescatar antiguos espacios o dar una hermosa forma a los nuevos.

    Preciosas letras, como siempre.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. hay veces que los nombres que escogemos nos deletrean mejor que el que nos pusieron...
    hay veces que olvidamos nuestro nombre y perdemos algo que ni sabíamos que escondíamos entre sus letras...
    que escribes bonito... no sé si te lo había dicho...
    muchos besos!!!

    ResponderEliminar
  3. Vivir bien vale inventar uno y mil nombres. Y la vida es una sucesión de ensayos. Unas veces con acierto y otras sin él.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Tu nombre me sabe a yerba. Eres nombre. Y más que nombre, Erato. Mil y un besos, mi querida amiga. Eres. Con y sin nombre. Eres. Siempre. Eres Erato.

    ResponderEliminar
  5. Erato qué fresco pasear por tu blog. Te mando un abrazo y un beso.

    ResponderEliminar
  6. Damos nombres a las cosas para identificarlas; a las personas, para para individualizarlas; todo nombre sirve para hacer pequeños hurtos a la realidad que nos rodea, porque nos hacen falta. Unamuno inventaba palabras para designar cosas "viejas" que él veía de forma nueva; pero don Miguel no quería morir, no aceptaba desvanecerse; y con cada nueva palabra que inventaba volvía a nacer, burlando esa nada incansable que acecha. Preciosa y sugerente reflexión, Erato. Muchas gracias, preciosa.

    ResponderEliminar

  7. Invitación - E
    Soy brasileño.
    Pasei acá leendo , y visitando su blog.
    También tengo un, sólo que mucho más simple.
    Estoy invitando a visitarme, y si es posible seguir juntos por ellos y con ellos. Siempre me gustó escribir, exponer y compartir mis ideas con las personas, independientemente de su clase Social, Creed Religiosa, Orientación Sexual, o la Etnicidad.
    A mí, lo que es nuestro interés el intercambio de ideas, y, pensamientos.
    Estoy ahí en mi Simpleton espacio, esperando.
    Y yo ya estoy siguiendo tu blog.
    Fortaleza, la Paz, Amistad y felicidad
    para ti, un abrazo desde Brasil.
    www.josemariacosta.com

    ResponderEliminar
  8. Gracias Sandra. Sabias tus palabras, como siempre. Abrazoso para ti

    ResponderEliminar
  9. Chica de ojos marrones, tú lo has dicho. A veces uno descubre toda una vida tras un nombre elegido. Gracias por venir y bucear. Besos

    ResponderEliminar
  10. Éxodo, desde luego que lo merece. Gracias por tus palabras. Más abrazos para ti

    ResponderEliminar
  11. Índigo, qué diferente se me hace ahora comentarte después de conocer el azul de tus ojos de cerca! Gracias siempre. Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  12. Marie, gracias por el frescor de tu presencia por estas aguas. Un beso

    ResponderEliminar
  13. Hipatía, grande Unamuno y grande tú por traerlo. Fue una de mis pasiones hace años. Eres un regalo, preciosa. Abrazo

    ResponderEliminar
  14. Jose María, gracias por visitar estas aguas y por tus palabras. Iré a conocerte. Un abrazo

    ResponderEliminar

Deja tus palabras y unas olas