Todos los textos de este Blog se encuentran registrados en el Registro de la Propiedad Intelectual. Reservados todos los derechos.

sábado, 27 de abril de 2013

La frágil soledad de las palabras

De repente, todo lo ocupa la frágil soledad de las palabras y se instala en la tarde que gime esa dignidad del invierno que nos doblega, nos hace esquivos y sabedores de imposibles.

A veces, olvido el corazón en las plazas y alquilo bulevares a precio de mendigo, como quien desbarata el impecable orden de las cosas y regala versos heridos en cualquier banco de piedra.

¿Cuánto quedará de mi en estas calles? ¿Cuánto amor o desazón flotarán en las horas quietas que vendrán lentamente? ¿Cuánto le queda a este aire que suma y resta conjuros de meigas a la hora del té?
¿Cuántas miradas seguirán su camino apenas recordando la mía bajo el sol o los escombros?

¡Cuántos nombres y silencios! !Cuántas lunas y salas de bata blanca! ¡Cuánto albero ya untado en mi piel y en la de todos los que amo!

Pero sobre todo ¿cuál fue el momento exacto en que el tiempo se fue y mi corazón encriptado dio paso a una elegía incomprensible entre el mundo y yo?

                                                 Imagen tomada de Deviantart.com

14 comentarios:

  1. Las palabras no están solas cuando se visten de olas. Tus palabras saben a viento y a mar. El viento las llevará a algún lugar, o las susurrará. Y en algún un rincón de esa frágil soledad siempre habrá alguien que las escuchará.

    ResponderEliminar
  2. Hermoso texto, lleno de sugerentes emociones.

    ResponderEliminar
  3. Queremos un libro tuyo. Magnífico como siempre tu texto. Más que querer, necesitamos un libro tuyo.

    ResponderEliminar
  4. Ayer leí algunas cosas de María Zambrano... y me acordé de ti; habla de la "razón poética", que entiendo como un origen al que volvemos a buscarnos continuamente: ésto siento cuando te leo.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  5. A mí también me gustaría saber el momento en que todo exacto en que todo empezó a derrumbarse.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. queremos uno con tus mismos ojos, con tus labios, con tus manos de cariciar...y con el gorjeo de los hijos que nos mejoran y multiplican lo Bello Original. Gracias siempre. Te quiero.

    ResponderEliminar
  7. Cuántas preguntas, qué pocas respuestas siempre. Pero qué bellas (y encriptadas) palabras y metáforas, siempre, tuyas.
    Besicos :)

    ResponderEliminar
  8. Índigo tú sabes bien de olas y mar, así que tengo en cuenta tus palabras que siempre acarician el alma y se escuchan como un eco dulce.Abrazo y gracias

    ResponderEliminar
  9. Gracias Laura por pasar y dejar tus olas en forma de palabras.

    ResponderEliminar
  10. Rafael gracias por ese ímpetu y por tus palabras que sé, van más allá del elogio fácil. Eres un referente para estas aguas del que aprendo mucho, así que lo tendré en cuenta.Un beso

    ResponderEliminar
  11. Hipatía me honra que leyendo a María Zambrano y pasando por estas aguas sientas todo eso y mucho más.Me llena de orgullo lo que dices.Gracias, farera.Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Toro, muchas veces está ahí pero no lo vemos por lo que sea.Tal vez se camufle entre la pena que todo lo nubla.Abrazo y gracias

    ResponderEliminar
  13. Olga, gracias siempre a ti por haberte asomado a mis ojos o mis manos desde aquella calle Imagen con número impar hasta los de un pueblito de montaña que amo.Abrazo

    ResponderEliminar
  14. Rafael, que no dejemos de preguntarnos cosas siempre para seguir buscando. Un placer tenerte siempre de manera cálida entre estas aguas.Abrazo grande

    ResponderEliminar

Deja tus palabras y unas olas