Todos los textos de este Blog se encuentran registrados en el Registro de la Propiedad Intelectual. Reservados todos los derechos.

domingo, 11 de noviembre de 2012

Preguntas a contraluz

Arden cometas en sus manos y un juego de luces atraviesa su costado.
Todo cambia al ritmo de las estrellas inquietas de noviembre y nada hace para impedirlo.
_ ¿Quién habló de la belleza de los nardos en el mar ? ¿Quién tiene la verdad para regalar a un puñado de escépticos como ella?
_ ¿Cómo se compra la nieve en sesenta metros cuadrados de sueños al rojo vivo?
_ ¿Cuántas veces se asomó a los acantilados para adivinar a lo lejos palabras que quedaron atrapadas en botellas de cristal?
Desde allí divisó apenas unos besos en color pastel decorando alcobas que siempre fueron paralelas y llegaron para converger en la duda, cuyo nombre fue luna o noche oscura con ojos de búho asustado.
Todo cambia al ritmo de las estrellas inquietas de noviembre y nada hace para impedirlo.
Revuelve los trastos viejos, los cajones y equipajes, sacude las almohadas donde sabe se esconden las caracolas que le hablaron un día y le enseñaron el camino con pañuelos en la frente.
Ella guarda todas las preguntas sin respuesta, todas las respuestas que sabe no tienen preguntas, todos los presagios absurdos e irracionales. Ella deja morir en las aceras con número veintisiete las horas bailadas de tango, los inciensos,los pasatiempos en la arena o aquella foto con su cuerpo desnudo a contraluz rodeado de geranios y buganvillas.
Sí, es cierto, todo cambia al ritmo de las estrellas inquietas de noviembre y nada hace para impedirlo.