Todos los textos de este Blog se encuentran registrados en el Registro de la Propiedad Intelectual. Reservados todos los derechos.

sábado, 29 de diciembre de 2012

Vivir


"Sólo es capaz de realizar los sueños el que, cuando llega la hora, sabe estar despierto " León Daudí



He pasado de la risa al llanto a una velocidad pasmosa, me he asombrado y decepcionado, divertido y entristecido…He asistido a la muerte propia de lo que ya no me servía, he retado al miedo y me he deshecho de viejos patrones que entorpecían mi camino, me he acercado a lo que en otros momentos hubiera sido impensable; he realizado sueños que antes ni me hubiera atrevido a imaginar, he celebrado a través de la caricia la vida que pendía de un hilo de personas muy queridas y he llorado la impotencia o la desidia mil veces; he cogido de la mano la amargura o soledad de quienes configuran mi universo y se sientan constantemente en los precipicios, elegidos o no. 
Colgué la desgana y dibujé objetivos, revisé deseos guardados celosamente en papeles antiguos con fechas borrosas para tachar los que tomaron forma y dar paso a otros nuevos. En definitiva no he hecho nada especial más que Vivir, como todos.
Observé lo que duele poner los pies en el suelo sin renunciar a mirar al cielo para elegir los planetas en los que merece la pena quedarse. Pero sobre todo, si tuviera que elegir dos palabras serían esfuerzo y fe con mis propios desahucios y los ajenos, con las palabras y los hechos. No concibo la vida sin ellas, tal vez porque si uno mira alrededor la desazón que provoca la realidad es tan brutal que a veces es muy fácil abandonarse a todo y dejar de creer. 
Pero también es cierto que en esa realidad hay mucho de bueno, de corazones sin anclas de los que se aprende constantemente, personas que por una razón u otra aparecen en nuestras vidas, ponen una luz diferente a nuestros días y nuestras noches. Creer en uno mismo es el comienzo de algo grande.Poco está afuera, lo he dicho por aquí y por allí tantas veces como una letanía y a veces lo olvido pero algo hace que regrese de nuevo a esa certeza.
Yo durante este año al fin me he encontrado,a través de mucho bueno y también de dificultades que  por momentos creí insalvables. Nada ni nadie nos salva o condena. En uno mismo está la llave que ofrecemos o tiramos al mar sin saberlo.
Ojalá encontremos la fuerza y el entusiasmo para continuar caminando por nuestros senderos, unas veces serpenteantes y tortuosos  y otras, laderas suaves en las que descansar el alma y gritar GRACIAS. Ojalá nuestras puertas estén abiertas al AMOR y la TERNURA que siempre facilitan las cosas.


                                                 Fotografía tomada por erato en Vitoria 2012



12 comentarios:

  1. Impresionante, Erato.
    Hace muchos años, para sacudirme una tristeza enquistada, reflexioné mucho sobre los accidentes que nos rodean (personas, hechos, cosas), y me alivió tanto que desapreció por completo aquélla.
    Muchos años después, ante circunstancias que escapan a la voluntad -como la muerte innecesaria-, sentí indignación; a toda costa luché durante muchos meses porque no me atraparan la desesperación ni la resignación. Pero huyo de concebir esperanzas y, por este lado, no hay alivio para mi. Entonces, rescaté mi "teoría" de los accidentes: y concluí que dentro de mí misma, todos los días ocurren accidentes que arrojan luz a mi forma de pensar y de sentir. La vida es un accidente, una casualidad, que en nuestra pequeñez nos empuja hacia dentro; en tanto que la experiencia llega desde el exterior y nos obliga a la expansión: a desear, a querer, a amar, a entregarnos.
    Hace unos días he descubierto que existe algo tan sencillo y generoso como el abrazo. Un regalo "accidental" de ese amor y ternura que, como bien dices, suavizan el vivir.
    Gracias a ti, Erato.
    Un Abrazo (de oso), desde la Nave de los Sueños.

    ResponderEliminar
  2. Hay una luz, más allá de las sombras, más allá del agotamiento de los días, más allá del cansancio del vivir, hay una luz que late y que nos ciega. Y porque nos ciega, nos negamos a verla. Está ahí, chispeante y, en ocasiones, tenemos la valentía de verla.

    Una bella canción que lo canta y cuenta mucho mejor que yo: http://www.youtube.com/watch?v=3k4uMkSi_5E

    ResponderEliminar
  3. Sabias palabras... la felicidad siempre está dentro de uno. Y más que la felicidad, la tranquilidad, el quererse a uno mismo y saber que pase lo que pase, siempre nos tenemos como último refugio ante las adversidades.
    Feliz 2013, Eratilla...

    ResponderEliminar
  4. Querida amiga, como siempre, consigues que tus palabras se identifiquen con mi existencia. Estos últimos días en los que los reencuentros son tan intensos, puedo decir "gracias" por conocer y tener a gente tan buena a mi lado... y tú, querida Erato, que me enseñas cada vez que escribes, que te admiro cada vez más por cada palabra que leo, eres un referente en mi creatividad. Gracias por existir en mi vida, gracias a ese danzar que nos unió interiormente. Un beso enorme con todo el corazón.

    ResponderEliminar
  5. que preciosidad querida erato...
    que preciosidad...
    un placer (siempre) leerte...
    muchos besos!!
    y mis mejores deseos para este año nuevo...

    ResponderEliminar
  6. Hipatía, me ha emocionado hasta la médula leer tu comentario. Hay tanto de especial en lo que dices...Simplemente GRACIAS, de faro a faro

    ResponderEliminar
  7. Éxodo, se verá.Sigamos deseando :)

    ResponderEliminar
  8. Indigo, cuántas luces y sombras esconde la vida! Gracias por ser de luz y dar vida a estas aguas siempre.Abrazo enorme

    ResponderEliminar
  9. Rafael, sé que sabes muy bien de lo que hablo y también sé que este año recién estrenado será lo que nosotros queramos que sea.Gracias por estar.Abrazo grande

    ResponderEliminar
  10. Virginia, gracias a ti por tu corazón, tan grande y hermoso.Falta tu ritmo.Ya sabes.Abrazo, linda

    ResponderEliminar
  11. Chica de ojos marrones, gracias como siempre y aunque ya suene lejos, lo mejor para ti también en este año.Un besote

    ResponderEliminar

Deja tus palabras y unas olas