Todos los textos de este Blog se encuentran registrados en el Registro de la Propiedad Intelectual. Reservados todos los derechos.

domingo, 11 de noviembre de 2012

Preguntas a contraluz

Arden cometas en sus manos y un juego de luces atraviesa su costado.
Todo cambia al ritmo de las estrellas inquietas de noviembre y nada hace para impedirlo.
_ ¿Quién habló de la belleza de los nardos en el mar ? ¿Quién tiene la verdad para regalar a un puñado de escépticos como ella?
_ ¿Cómo se compra la nieve en sesenta metros cuadrados de sueños al rojo vivo?
_ ¿Cuántas veces se asomó a los acantilados para adivinar a lo lejos palabras que quedaron atrapadas en botellas de cristal?
Desde allí divisó apenas unos besos en color pastel decorando alcobas que siempre fueron paralelas y llegaron para converger en la duda, cuyo nombre fue luna o noche oscura con ojos de búho asustado.
Todo cambia al ritmo de las estrellas inquietas de noviembre y nada hace para impedirlo.
Revuelve los trastos viejos, los cajones y equipajes, sacude las almohadas donde sabe se esconden las caracolas que le hablaron un día y le enseñaron el camino con pañuelos en la frente.
Ella guarda todas las preguntas sin respuesta, todas las respuestas que sabe no tienen preguntas, todos los presagios absurdos e irracionales. Ella deja morir en las aceras con número veintisiete las horas bailadas de tango, los inciensos,los pasatiempos en la arena o aquella foto con su cuerpo desnudo a contraluz rodeado de geranios y buganvillas.
Sí, es cierto, todo cambia al ritmo de las estrellas inquietas de noviembre y nada hace para impedirlo.





8 comentarios:

  1. Los recuerdos bonitos, esos pasatiempos en la arena, esos cuerpos a contraluz, no se dejan morir. Se conservan para siempre y saben traernos la felicidad de otros días. Aunque se tiñan de saudade.
    Besicos bajo este noviembre húmedo.

    ResponderEliminar
  2. hay cosas que nada podemos hacer para imperdirlas... otras, que simplemente, no queremos impedir...
    como siempre un placer venir a estas orillas a leer tus preciosas letras...
    besos!!!

    ResponderEliminar
  3. Suavemente, la lluvia y las preguntas y las respuestas y las conchas. Suavemente, también la esperanza, entre las conchas y la arena, y las olas... esas que nos traen y nos llevan. Besos en añil.

    ResponderEliminar
  4. Todo cambia, pero a la vez hay cosas que permanecen. Se escribieron unas cartas, cautas y con recelo, y al fin pudo conocer su nombre, su imagen. Hasta ese día, le bastaba con imaginarla, y al verla desde otro ángulo, vio lo hermosa que era.
    Cambiaron palabras, que no definían lo que realmente sucedía. Y todo volvió a cambiar, pero hubo algo que permaneció.
    Tus escritos, que tan bien manejas, están plenos de sueños.
    Ojalá se cumpleran.
    Un abrazo
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Rafael tú lo has dicho con ternura. Ningún momento muere y queda a vivir para siempre en nosotros. Eso nos hace ser quienes somos hoy. La saudade envuelve solo momentos que van y vienen como la vida misma.Un abrazo grande y un beso para ti.

    ResponderEliminar
  6. Chica de ojos marrones lo bonito es elegir libremente aquellas que queremos eludir y por el contrario quedarnos en las que nos hacen crecer. También están aquellas sobre las que nada podemos hacer por mucho que nos empeñemos. Y también está bien que sea así.Nos queda la aceptación.Gracias por tus visitas y tus letras, amiga.Un bezaso

    ResponderEliminar
  7. Ains, amiga índigo, ahí radica todo. En esa esperanza entre las caracolas que tú siempre traes con ternura y delicadeza por aquí o por las vías que sean. Eso te hace grande.Gracias siempre.Un abrazo con rumor de mar ancho

    ResponderEliminar
  8. Rober gracias por tu poesía, por tu abrazo doble y por seguir visitando estas aguas que ahora son más bravas y anchas y en las que caben quienes venís a compartir tanto.Un abrazo enorme para ti

    ResponderEliminar

Deja tus palabras y unas olas