Todos los textos de este Blog se encuentran registrados en el Registro de la Propiedad Intelectual. Reservados todos los derechos.

domingo, 16 de septiembre de 2012

Mapas sin trincheras

Cae la tarde y la ilusión recién estrenada se quita el sombrero ante el descanso merecido en el sillón de los pensamientos dorados.
Hay frente a mi un cielo azul mar intenso y bajo mis pies unas plantas de colores nada casuales que me dan la bienvenida a esta casa.
En la calle, las últimas ráfagas de jazmín, cena a punto de comenzar para algunos y los gritos rezagados de los críos que juegan a la eternidad del momento.
Pienso de repente en aquellos otros comienzos que me vinieron a buscar, o los que me vieron partir; los que sin mi permiso trazaron rutas nunca alternativas a base de escuadra y cartabón.
Aquellos otros días que tuvieron que vivirse en mi para instalarse en el "yo sin trincheras" en la que me he convertido.
Una colección de naipes con una Marilyn explosiva al frente me observa desde lejos y me hace pensar en cómo serían los septiembres de esa rubia de mirada triste.
A la derecha títulos inconexos de libros que esperan ser leídos y una caja de madera que deja al descubierto palabras como "Tolstoi" ... "y la alegría"..."Ellas"..."sosegada"..."olvido".
Puedo respirar la ternura de cuatro manos que durante horas han regalado mimo a rincones oscuros o esparcido besos de klimt en las esquinas, ya convertidas en tragaluz para los días grises del desencanto.
Rendida, me estremece de nuevo la capacidad del ser humano para crear belleza o destruirla, para amar u odiar, para crear espacios de la nada o reducir a la nada espacios que deberían perdurar.
Cuando pierdo las palabras adecuadas y me delatan los pensamientos alborotados, creo que en el fondo solo somos eso, pensamiento y que el resto, lo de afuera, es tan efímero que en un momento puede evaporarse como polvo de estrellas.
Por eso, mientras me vence el sueño, yo juego como los críos de la calle a la eternidad de este momento.




16 comentarios:

  1. Sabes como contar aquello que está en todos nosotros pero de lo que somos incapaces de dar fe.
    Eres como de cristal, de ese cristal transparente que deja que todo lo que es, aflore y se expanda.
    Gracias por estar siempre ahí.
    Un abrazo y besiños

    ResponderEliminar
  2. Yo recuerdo de crío la eternidad de los veranos, o incluso de ciertas tardes de domingo. Con la edad todo se vuelve más rápido, como más apretado. A veces apetece tomarse un descanso, relajarse y mirar un poco más allá mientras disfrutamos de la pequeña eternidad de un cigarrillo :)
    Besicos...

    ResponderEliminar
  3. Me has dejado boquiabierta: sin palabras, pero con muchas olas. Hoy te dejo sólo esas olas. Otro día vuelvo y te dejo las palabras.

    Un abrazo enorme y más.

    ResponderEliminar
  4. A veces somos menos que ese pensamiento que dices y quizás con una pequeña partícula invisible, en medio de un sueño eterno e irrealizable.
    Un abrazo en la noche.

    ResponderEliminar
  5. Inspirador y bello...!!!


    Un abrazo Erato

    ResponderEliminar


  6. Con el paso de los años ha cambiado mi percepción del tiempo. Antes se me hacía largo lo que ahora se me hace corto. Besos, Erato. Me llamo Sergio Pareja.

    ResponderEliminar
  7. Has puesto con hermosas palabras algo que he sentido muchas veces: LA ETERNIDAD DEL MOMENTO, donde la la llamada realidad es una nebulosa inconcreta y efímera.

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  8. que maravilla...
    me encanta!
    un placer... ya lo sabes...
    muchos besos!!

    ResponderEliminar
  9. Gracias a ti siempre,Luis. Abrazo de cristal para tus palabras transparentes.

    ResponderEliminar
  10. Rafael, con la edad todo se vuelve más...todo. Que seamos capaces siempre de paladear los momentos más sencillos de la vida! Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Amiga Índigo tus pasos por estas aguas siempre se notan y dejan un halo de magia y poesía.Gracias por ver más allá siempre de las palabras.Y por tus olas.Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Rafael, sí que lo somos, un minúsculo grano de arena en una inmensidad. Gracias por tus palabras y tu visita.Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Gracias por pasar y leer, Merce. Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. El paso del tiempo nos enseña muchas cosas y nos cambia otras,Sergio. Gracias por pasar y tus palabras.Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Mercedes cuántos momentos nos gustaría que fueran eternos y cuan rápido deseamos que pasen otros tantos! Gracias por tus momentos y tus palabras que se hacen eternas en estas aguas.Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Me alegra que te guste, chica de ojos marrones.Un placer sentirte por aquí.Un abrazo

    ResponderEliminar

Deja tus palabras y unas olas