Todos los textos de este Blog se encuentran registrados en el Registro de la Propiedad Intelectual. Reservados todos los derechos.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Olvido con olor a tango

No recuerdo cuando su voz empezó a morir sobre mis hombros desnudos.
Sé que bajo su brazo izquierdo  trajo una alforja de premeditadas quimeras, un teléfono que sonaba dos veces por semana y un barrio sucio de pobreza escrito en la mirada.
Nunca más supe de bares cerrados ni de naufragios con distancia.
Era una rabia antigua disfrazada de silencios y sabias destrezas.
Su voz buscaba mi piel mientras yo desplegaba banderas blancas y gastaba medias carmesí los lunes por la mañana.
Derramaba en mi vientre palomas que salpicaban los mapas y... la palabra África se convertía en mañanas con olor a tango y flor marchita. Las dejaba entre mis piernas junto a un par de teteras sin té y desaparecía entre la escarcha y los cantos del gallo que nunca llegué a conocer.
Junto a las palomas, palabras con forma de poema sin vértigo que lamían el mismo mar de todos los veranos.
Muchas veces, el recuerdo inquieto de sus palabras alborotan sueños bajo las sábanas y zarandean las leyes sin precio ni aduanas. Palabras que despiertan a todos los otoños que se parecen a mi e importunan la quietud del tiempo que transcurre sin olvido.
Llega solo y sin llamarlo, junto a su alforja con premeditadas quimeras y se queda a degustar la tarde en las risas y viejas tristezas de niña desolada a punto de partir.
En noviembre, su recuerdo me sorprende por la espalda, me toma con cierto candor por la cintura y me lleva hasta la ventana para mostrarme sin miedo ni disimulo el mundo del que huyen mis pestañas tantas veces derrotadas.







24 comentarios:

  1. "...palabras con forma de poema sin vértigo..."; oh! Sí, las he sentido, son como el silencio, como esos silencios que no callan ni en sueños.

    Un texto, como siempre, precioso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Qué texto tan sugerente, Erato. Y muy bien acompañado por la fotografía :) El otoño es el tiempo de los recuerdos, del mirar atrás, qué le vamos a hacer. Besicos.

    ResponderEliminar
  3. Nostálgico y muy bello texto...!!!


    Un saludo Erato

    ResponderEliminar
  4. Veo que a ti también el otoño te está atizando de lo lindo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Nostálgico y melancólico, es un texto cargado de bellas metáforas que elevan el tono literario.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. que preciosidad erato...
    que preciosidad...
    muchos besos!!

    ResponderEliminar
  7. Era de otra raza, de otro mundo... Y a veces viene para regresarte a él, a lo que es y representa en ti, a sus cuentos de niño grande y aventurero, para invitarte a soñar...
    Gracias por el lirismo e intensidad de tus palabras y emociones...
    Besos bañados en sol castellano.

    ResponderEliminar
  8. No dejes nunca de escribir, Eratillo. Más besicos.

    ResponderEliminar
  9. Olas, olas intensas, azules, blancas, espuma, tensión, emoción y mucho más en tus palabras. Te creces, te abres, te viertes. Tus palabras son olas. Mareas, marejadas, algas y olores en tus letras.

    ResponderEliminar
  10. Tu capacidad literaria para sumergirnos en lo onírico, es admirable.

    Un abrazo grande, Erato

    Mercedes.

    ResponderEliminar
  11. Sugerente y musical, bajo los acordes de un acordeón...

    Muy sensual, amiga.

    Besos grandes.

    ResponderEliminar
  12. Aunque en invierno ya, hace día soleado, y estas palabras nostálgicas me viene al pelo. Somos seres huidizos. Muchos besos, hermosura.

    ResponderEliminar
  13. Me gusta que sepas cómo suenan esos silencios, Éxodo.Muchas veces sobran las palabras.Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Rafael,el otoño nos hace morir a muchas cosas para renacer con más fuerza.Y mirar al pasado no siempre es triste o melancólico.Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Gracias por tu visita y tus palabras, Merce.Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Sí Toro, me dejo azotar por sus ocres y todo lo que regala para dejarme atrapar después por el color y la luz.Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Chica de ojos marrones, siempre agradecida por tus ojos ávidos por estas aguas y por tus palabras.Un beso y un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Sorti, veo que tu sensibilidad capta los matices de mi otoño.Gracias otra vez.Un beso grande

    ResponderEliminar
  19. Rafael, mientras pueda, no lo haré. Más besicos para ti.

    ResponderEliminar
  20. Índigo, gracias siempre por ser tan generosa con estas aguas.Tremendo abrazo

    ResponderEliminar
  21. Mercedes, muchas gracias por ti y las huellas que vas dejando en el camino.Un abrazo, amiga.Y no dejes de soñar.

    ResponderEliminar
  22. María, gracias a ti por hacer también sugerente este espacio de letras.Abrazo

    ResponderEliminar
  23. Huidizos, sí, y mucho,Pilar.Me encanta tu vuelta.Así que no huyas de nuevo o me obligarás a salir en tu busca.Pondremos fecha al encuentro.Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar

Deja tus palabras y unas olas