Todos los textos de este Blog se encuentran registrados en el Registro de la Propiedad Intelectual. Reservados todos los derechos.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Sonrisas que tiñen los mares del sur

"Cuando el misterio es demasiado impresionante no es posible desobedecer...
 Las personas grandes nunca comprenden nada por sí solas y es agotador para los niños tener que darles  siempre explicaciones" El Principito. Antoine de Saint-Exupéry

Hace muchos siglos, cuando aún podía hibernar en las crisálidas de las mariposas; cuando aprendí que las palabras pueden ser ánforas vacías y tortuosos laberintos sin retorno, decidí por mi misma no "dejar mi alma vagando por el mundo" y de entre todos, los elegí a ellos.
No necesité a uno ni a dos, sino a todos, porque en cada espasmo sin oxígeno o en la torpeza ineludible que a todos nos espera, habita lo imposible.
Y eso me sedujo desde el primer gesto compartido.
No hay un solo día en que mi corazón deje de navegar por sus alas rotas de espanto, por sus ojos rapaces que adelantan mucho más que una sonrisa. Sonrisa que solo unos pocos acogen sin interrogantes absurdos.
El amor no razona ni sabe de aritméticas.El amor que es de verdad, el auténtico, ocupa un espacio invisible al resto. Él llega y puede que hasta se instale para siempre.
Yo no puedo ni querría ser nunca el aire que inspiran o exhalan para aferrarse a la vida sin mascarillas.
Yo, sigo yendo de paso y de puntillas con la certeza de que en la piel de todos ellos duermen mis caricias blancas y como mucho, la curiosidad que unto en sus dedos por los libros y otras pieles suaves hasta el infinito. Esta ansia de seguir escribiendo sus nombres en el techo de mi habitación, sabiendo que algunos trazos permanecerán y otros los borrará inesperadamente cualquier ola de un mar de otoño enfurecido.
A todos ellos, que no son números ni diagnósticos equivocados, los que llegaron y los que están, los que reclaman mi presencia para guarecernos juntos de la mirada indiferente o sin escrúpulo, a María, Diego, Laura, Abederramán, Pilar o Marisina, Carlos, Alberto o Nouhaila y esa lista, que por suerte para mi, es interminable...Gracias por formar parte del escenario de mis calles y ser la lluvia que cala mi sueños y mis desvelos.
Pero sobre todo, gracias por venir a sentaros conmigo en los bancos de las plazas solitarias en la media noche.


                                          Imagen tomada de Nicoletta Ceccoli




17 comentarios:

  1. La sonrisa de los niños no tiene precio y esos caminos que trazamos en sus manos, en sus dedos nos dejan tantas huellas a nosotros como a ellos. Ningún niño es un número. Cada niño es, como tú mucho mejor dices, un ánfora llena de misterio. Besines, muchísimos, mi Erato.

    ResponderEliminar
  2. Se de tu esfuerzo, se de tu trabajo y ademas intuyo ese rincon que está en ti y que guarda ese amor que se derramna entre tus niños.
    Eres una de esas personas importantes para muchas pequeñas personas que a diario se agarran a tus ojos y atus manos.
    Animo y adelante Erato.
    Un beso calido

    ResponderEliminar
  3. Deduzco por tu hermoso texto y los comentarios que trabajas con niños... y que te gusta lo que haces.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. No tengo palabras aunque sí un dulce llanto que arrastro por las alfombras y los espejos. Leer "Marisina" o "Pilar", (que tanto da, porque confío en que algún día todos sean mis hermanos, mis hijos) en tu escrito, es uno de los más ricos regalos que jamás me han hecho. Te hubiera encantado Marisina como te encantará Pilar. Algún día. Creo que, desde algún sitio, Marisina, mi hermana, nos está mirando. A los tres.
    Mil gracias de corazón y -no tengo un ápice de religioso pero me apetece mucho decírtelo- que DIOS TE BENDIGA.

    Carlos.

    ResponderEliminar
  5. A veces no vemos lo hermoso de la vida aunque esté a nuestro lado, a veces nos empeñamos en pensar que lo importante es aquello que se toca y es contable, a veces nos importan sólo nuestras circunstancias, pero hay personas como tú que no escogen el camino fácil, que dan sentido a todo con lo que hacen, que saben y conocen el significado de palabras como lucha, dignidad, solidaridad y sobre todo amor, mucho amor. Gracias por lo que haces, por lo que enseñas y por expresarlo además de forma tan bella. Un beso

    ResponderEliminar
  6. Muy especiales han de ser los mencionados y los omitidos, a tenor del sentimiento que les profesas. Deben ser tu vida. Unos privilegiados por tenerte.
    Y viceversa.
    Besos para esa tierra mágica habitada por gente mágica, como tú.
    (siempre me llega muy adentro lo que escribes).

    ResponderEliminar
  7. Yo me quedo con tus palabras de esos ojos y sorisas que unos pocos acogen "sin interrogantes absurdos", Erato. Ahí se encuentra la unión pura entre los seres -es mi percepción- desnuda y al vez tan llena que, simplemente, no se necesita más.

    Un texto bellísimo, querida, ciertamente toca, y en este caso aporta más claridad, a mi punto fuerte-débil: la infancia.

    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  8. Como gnomillos, duendecillos que son mucho más felices dentro de lo que los "otros" llegarían jamás a imaginar. Tantas pequeñas vidas que te recordarán por siempre... tanto amor en tus palabras. Leyéndote se encuentra el verdadero valor de las cosas, Eratina :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Precioso, tierno, dulce. Únicamnete un corazón generoso, pleno de amor, puede escribir así.
    Y alguien podría decir que son sólo palabras, pero el verbo HACE al mundo, por desgracia el mismo que a veces destruye, pero para eso, para compensar, para regalarte como lo haces, están tus palabras, y en ellas ESTÁS, gracias a Dios.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Seamos como niños y no matemos al crío que llevamos dentro aun con el paso de los años.

    Siga la autora derramando amor entre las diminutas y frágiles vidas infantiles, necesitadas de tantas pequeñas grandes cosas, y que inspiran una poesía en prosa capaz de conducirnos a los mayores de regreso al mundo de la inocencia.

    Fraternales saludos,
    Rafael Ángel

    ResponderEliminar
  11. Sin palabras, casi. Maravilla.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  12. Tu prosa poética está cargada de ternura y me impregna de tus "caricias blancas".

    Un abrazo, amiga

    Mercedes

    ResponderEliminar
  13. Mi último post ("Beber aguas de otoño")te lo he dedicado, Maite.

    Un saludo fraternal,
    Rafael Ángel P.S.

    ResponderEliminar
  14. Si pudiéramos conseguir que todas las manifestaciones de la vida fueran poesía...

    ResponderEliminar
  15. Preciosas palabras, ya me había cautivado el temprano amanecer de septiembre pero la calidez y armonía de hoy es inigualable.
    Un saludo, te seguiré leyendo

    ResponderEliminar
  16. A todos...Un abrazo que os inunde de las mejores olas.Gracias por vuestras palabras y lo mejor de todo, lo que hay detrás de ellas.
    Gracias por pasar y dejar huella

    ResponderEliminar

Deja tus palabras y unas olas