Todos los textos de este Blog se encuentran registrados en el Registro de la Propiedad Intelectual. Reservados todos los derechos.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Septiembre

El amanecer hoy ha irrumpido antes de lo previsto.
Ninguna otra ciudad guarda como esta el rocío en el cristal de los escaparates para dibujar con el dedo sueños en zig zag.
Me levanto taciturna con la sal y el peje aún en mis caderas de mar ancho y el eco ronco del destino entre mis pechos sin dudas.
Recorro sin prisa estas callejuelas de luz sin bosque y sus plazas con olor a mandarina y piel de niño herido.
Busco, anoto los recuerdos enhebrados en la distancia y que formarán mis días del mañana remoto. Recuerdos que supieron tejerse encaramados a la alcazaba, llena de escarcha y miedo, cuando pensaba en las alondras y la muerte.
Momentos que se gestaron entre el adobe y las murallas rojas, donde se escondía la historia de esta gente de ahora y se amasaba pacientemente un amor tierno y recién hecho para mi.
Esta mañana de septiembre, el asfalto se llena de alambiques y caracolas, de Penélopes sin ojos tristes ni maletas de cartón, que ya no esperan, sino que asaltan el tiempo para vivirlo.
He llegado a mi destino. Un par de ventanas rojiblancas me miran de frente y me invitan a pasar.
Tras ellas, un espacio en blanco que tal vez inventé sin saberlo en otras vidas.
Perpleja, me abandono a la estancia sin vistas ni torreones.
Cierro los ojos y sonrío a este amanecer único que ya configura una historia inesperada entre ríos que algún día sabrán morir con dignidad en el mar.
Respiro hondo y mil preguntas acuden a mi mente, pero eso ahora no importa.
Escucho los primeros sonidos de la mañana.
El mundo parece seguir funcionando ahí afuera.
O tal vez no.






30 comentarios:

  1. El mundo sigue funcionando ahí afuera, y te espera...
    Preciosa conjugación de palabras y sensaciones tanto del pasado como del futuro que te atraviesan para hace de ti lo que ahora eres...

    ResponderEliminar
  2. el mundo sigue funcionando... al menos eso espero...
    te leo y parece que el tiempo se detiene en estas orillas y tu lirismo me arrulla...
    así que gracias por esta paz en medio de las rutinas...
    besos!!!

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito escribes siempre! No me canso de leerte y releerte;-)

    ResponderEliminar
  4. Cuando Penélope dejó su maleta de cartón y se puso a caminar hacia la ventana de adobe y arena, la luz no se hizo más luz, pero enrojeció de gozo y se vistió de mil ojos para volver a ver el mar y perderse entre sus olas de arena. Y quizá se encontró, digo yo.

    ResponderEliminar
  5. No se si se ha guardado mi comentario.
    Por si acaso, te digo lo mismo, si se repite, no lo publiques

    Añoranzas, presentes y un futuro que te espera fuera.

    ¡Pero que bien escribes, niña!

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Penélopes que no esperaron en Ítaca, que fueron en busca de otras islas, sirenas, cíclopes y amor...
    El mundo funciona, el interior y el exterior, pese a que nos digan otra cosa los periódicos y, a veces, cierta vocecilla insidiosa.
    Pero ahora el occidente es tuyo, mientrass mis ojos miran a oriente y mi corazón, tímido y asustado aún, al norte. El mundo que decíamos antes, tan grande.

    Besos de atardecer.

    ResponderEliminar
  7. Está bien eso de asaltar el tiempo para vivirlo, dejar miedos atrás...y arriesgarse a vivir...

    Un abrazo enorme como siempre...no sólo es bonito lo que escribes...es cómo lo vives, y me encantan esas letras de esperanza e ilusión...

    Besotes enormes desde donde siempre...
    Alicia

    ResponderEliminar
  8. Sea en amaneceres de septiembre o en crepúsculos decembrinos, los mundos que nos ofrecen tus manos laten con su propia luz...

    ResponderEliminar
  9. Un septiembre casi bergmaniano es el que ofreces, Maite/Erato, al lector que busca la serenidad y la meditación en este estío que ya agoniza irremediablemente.

    El otoño se aproxima, y tu reflexión poética nos sitúa a cada cual solos/as frente a un mundo que no comprendemos y al que, a veces, porque huimos de estruendos y de destrucción, olvidamos para seguir anhelando otro definitivamente necesario.

    Tus musas, por lo que compruebo, siguen funcionando. Me transmites madura calma. Practicas, a mi modo de ver, ensoñación terapéutica.

    Por cierto, migré a superdemonio.wordpress.com

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  10. El mundo no para.
    Da igual otoño que primavera.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Impresionado ante un amanecer tan bien descrito. Somos legión los que pensamos que escribes genial y los que sabemos que las letras, a pesar de su belleza, son lo de menos en tu caso. Sigue deleitándonos y haciéndonos más dependientes de estas orillas.

    ResponderEliminar
  12. ¡Cordiales saludos! :)

    Reabrí mi blog:

    http://sofiatudela.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  13. Solo estando en sincronía con uno(a) misma se puede sentir como tú lo has descrito.
    Me rindo ante tu riqueza como Ser y como escritora.

    Precioso recorrido de nuevo y sin embargo conocido destino.
    Gracias por llevarme contigo.

    Un saludo Erato

    ResponderEliminar
  14. Como la vida privada de los árboles
    (o de los náufragos) aferrado a tus palabras, me siento flotar
    en el océano como una mesa
    cubierta de partituras, y un barco
    navegando en los ojos.
    Una imagen preciosa que se confunde con la nostalgia de cosas que ya he vivido, como la vida privada de los árboles
    o de los náufragos.

    ResponderEliminar
  15. He amanecido a través de tus palabras. Qué manera tan maravillosa de ver la realidad bajo tu prisma poético.

    Bienvenida y espero que podamos vernos pronto. Me hace ilusión.

    Besoss

    ResponderEliminar
  16. Sorti, el mundo funciona y va por libre, queramos o no.Y nosotros con él.Siempre hacia adelante, eso sí.Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  17. Chica de ojos caramelo, me gusta que te arrullen estas palabras y sus olas.Todo por salir de estas rutinas que a veces matan.Un beso, guapa

    ResponderEliminar
  18. Capurichiña, gracias por pasar y leer.Te aseguro que puedo cansar.Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. índigo, quñe bonito lo que dices.Yo creo que sí se encontró.¿Qué mejor lugar para hacerlo? :) Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  20. Mercedes, un poco de toda esa mezcla que cuentas.Y qué bien sabes leer con líneas y sin ellas.Gracias.Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Rafael, gracias por esa Penélope que traes y hay que seguir explorando donde marca la veleta de la iglesia vieja del pueblo.Esa nunca se equivoca.Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Aliciaaaaa, lo mejor hasta ese lugar de siempre que te hace enviarme esas palabras de cariño y que sé no solo se visten de palabras.Gracias por seguir estando.Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Mannelig siempre gracias por la calidez de tus palabras en estas aguas.Un abrazo con mucha luz

    ResponderEliminar
  24. Rafael Angel, gracias por tus aportaciones al Rhin.Siempre he creido que escribir es una forma de terapia ¿por qué no? El caso es compartir y aprender.Un abrazo y visitaré tu nuevo espacio

    ResponderEliminar
  25. Toro, por suerte.Mira que si de repente se parara y de esa sacudida saliera un cambio real de tantas cosas...Besos

    ResponderEliminar
  26. Rafael Mérida, gracias siempre por tu fidelidad a este rio legendario y tus palabras cercanas.Sé que tras ellas hay otro rio que acompaña después de mucho tiempo en las arenas y del que sigo aprendiendo mucho.Un abrazo grande para ti.

    ResponderEliminar
  27. Bienvenida, Anacoreta y gracias por pasar.Visitaré tu espacio.Un saludo

    ResponderEliminar
  28. ChiSpark, gracias por tu cercanía.Y ya sé que es una expresión pero No te rindas nunca ante nada ni nadie.Graciasss.Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Rober gracias por tu comentario que es toda una entrada y por esta historia de náufragos compartida.Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. María, gracia spor esa bienvenida y por el amanecer compartido.A mi también me hace ilusión.Ya me dirás como lo hacemos.Un abrazo cálido

    ResponderEliminar

Deja tus palabras y unas olas