Todos los textos de este Blog se encuentran registrados en el Registro de la Propiedad Intelectual. Reservados todos los derechos.

lunes, 15 de agosto de 2011

Cambios


Me llevo conmigo el olor de las alamedas y los últimos cielos anaranjados de las montañas que me hicieron libre y me enseñaron a buscar.
Cielos que nada y todo lo pudieron, que impregnaron mis hojas en blanco de melancolía y supieron regalarme a través del aire miradas y manos en la que creer, más dulces y menos oscuras que el mundo.
Bajo la nieve que vendrá, quedan enterrados los secretos del hambre y la injusticia con los que me enfadé sin descanso hasta bien entrada la madrugada, para escuchar silencios roncos y profundos por respuesta.
Soy de aquí y de allá, de las ciudades tristes y de los nuevos puentes colgantes que atravesaré en breve. Seguiré buscando acantilados desde los que saltar al vacío para sentir que la vida es eso, cambio y movimiento, espirales infinitas, en las que a pesar del vértigo, merece la pena perderse y apasionarse por lo que dictan los corazones alborotados.

Me llevo para siempre esta luna de agosto con todos los nombres que amo y que quedó colgada en mi calendario hace ya muchos inviernos.

Otra luz me espera más allá de unos ojos, de otras manos que me buscaban en los pasillos de la desesperanza o el olvido.
Prestaré mis dedos para seguir enumerando sueños de barro y me dejaré seducir por la brújula enloquecida del tiempo que ha elegido mi nombre para vivirme.

Sé que debo muchas letras por estas aguas y detrás de ellas.
En su busca voy, tras las metáforas que perdí y las que seguiré encontrando por los nuevos caminos.
Este espacio me seguirá acompañando y viviré letras para seguir compartiendo. 


14 comentarios:

  1. Y el pan ácimo nos hará recorrer nuevos veranos. Y se derramará la luz, virtiéndose entre tus manos...

    ResponderEliminar
  2. Cuando hacemos lo que creemos que hemos de hacer, o decimos lo que creemos que debemos decir, eso tiene sentido en sí mismo. Al menos lo tiene para nosotros.
    Es bueno que la conciencia se abra. Y es bueno saber a qué objetivo secreto servían nuestras acciones. Y para eso no hay mensajero mejor que el que cabalga a lomos de nuestras frustraciones.
    Narciso se frustró cuando Eco no respondía a sus interpelaciones como Narciso esperaba... pero Eco sólo podía manifestarse dentro de sus límites.
    Siéntete libre, amiga, que tus palabras se sientan libres volando sin necesidad de que ningún eco las alimente.
    Son semillas llevadas por el viento. Sus flores serán bellas aunque nazcan en jardines que no te han invitado a visitar.

    ResponderEliminar
  3. Conmovido por esta maravilla que has dejado en tus orillas. Sorprendido porque no esperaba el reencuentro con las letras que siempre me fascinan. Agradecido porque compartas esta reflexión y nos regales el deleite que supone leerte y esperanzado porque esos cambios de los que hablas sólo pongan en tu vida horizontes siempre mejores cada día.

    ResponderEliminar
  4. Es una maravilla comprobar que estas aguas son de nuevo habitadas. Llámame, Eratito linda :)

    ResponderEliminar
  5. ¡Que bien volver a gozar de tus letras!

    Atreverse a salta al vacío, es vivir. Nunca fui amiga del "acomodamiento", así que me identifico con tus hermosas letras y el mensaje que conllevan.

    Te deseo lo mejor en ese "vacío" que estoy segura estará lleno de nuevos caminos.

    Un enorme abrazo, amiga ERATO

    Mercedes

    ResponderEliminar
  6. Y siempre, Erato, "viviré letras para seguir compartiendo".
    Agradecida, de corazón.

    ResponderEliminar
  7. Antes de ahora te he perdido en el camino y después de la soledad... volviste.
    De nuevo se hizo humo tú falda, de nuevo devolviste mi aroma al mar y una vez más nos encontramos.
    Erato, tus letras y las mías ya no son nuestras, ya no tiene dueño, ya nadie las puede poseer. Tus letras y las mías son un tejer hilos imposibles para trenzar caminos de ida y vuelta.
    Encantado de reencontrarme contigo y con tus escritos llenos de vida y de deseo.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  8. Vuelvo a disfrutar de unas letras que añoraba. ¡Cuánto me animan a seguir amando la Belleza!

    Cordiales saludos desde mi Andalucía, Erato.

    ResponderEliminar
  9. vuelvo hoy a la realidad del despacho y que sepas que sólo con ver el nombre de tu blog y un post nuevo ya me has hecho sonreir...
    como siempre... un placer leerte...
    muchos besos!!!

    ResponderEliminar
  10. Querida, tus letras me huelen a tristeza. Pero una tristeza bella, rebosante de sensibilidad. Siempre hacia adelante, aunque haya descansos...

    ResponderEliminar
  11. Que placer leerte Erato, tu poesía es tan cálida y me deja pensando y replanteándome situaciones."Viviré letras para seguir compartiendo" si me permites así lo haré, viviré para dejar palabras escritas, así que menudo trabajo, y muy responsable,no?
    Te dejo un beso y bienvenida, gracias por compartir esas preguntas y respuestas que seguro nos hacemos todos.

    ResponderEliminar
  12. Qué sorpresa encontrar de nuevo tus palabras! Te auguro un buen viaje, un renacimiento en tierras distintas, sobre aguas distintas... de una mujer que es la misma y distinta, como somos todos con el tiempo y la sabiduría.
    Muchos, muchos besos.

    ResponderEliminar
  13. Gracias por vuestras visitas y vuestras palabras. Estas aguas no tienen sentido sin la calidez de las mismas y las reflexiones de las que sigo aprendiendo. Por vuestra amistad.
    Un abrazo enorme a todos.

    ResponderEliminar
  14. La vida siempre es cambio. Y mejor que sea así. Después de todo, las experiencias nos conforman.

    Si el viento te trae hacia donde mueve mis sueños, estoy deseando compartir un café junto a ti. Será un gusto.

    Un besazo y rebienvenida.

    ResponderEliminar

Deja tus palabras y unas olas